MANIFIESTO DE UN ANIMAL DE COMPAÑÍA

10/4/2015

Manifiesto de un animal de compañía

 

 

* No me pegues nunca, bajo ningún concepto (me estás enseñando que muchas situaciones se resuelven con violencia). Los golpes y los gritos nunca ayudan.

 

* Deja que cometa errores, pero corrígeme al momento con amabilidad, cariño, premios y constancia. Así aprendo.

 

* Juega conmigo. No necesito todo el día, solo unos minutos cada día, son suficientes para sentirme seguro y querido. Y si puedes, ¡sácame de paseo!,  me encanta, hay tantos olores, y tantos a quien saludar…

 

* Ponme normas y límites razonables, desde el principio y siempre. No me confundas, me ayuda a crecer, a ser más sociable, a no hacerme un “gallito”, a convivir con todos…

 

* Si me quejo, rasco o lloro es que, algo me pasa. Si me dejas continuar quejándome, rascándome o llorando,  no se soluciona el problema y mas me estresso o enfermo. Intenta averiguar qué me pasa, llévame al veterinario.  

 

* No me etiquetes, ni compares. Soy único, y estoy contigo. Para mí tú eres único, pobre o rico, gorda o flaca, sano o enfermo, fea o guapa, de una raza u otra. No me importa nada,  si te preocupas por mi y me das cariño. ¿porqué no vas a ser capaz tú, de hacer lo mismo conmigo?. Ambos somos, UNICOS y los dos somos IMPORTANTES.

CARIÑO, la palabra clave en la relación con los animales

* No soy malo. Escúchame, compréndeme, fíjate, y verá que detrás de mi mal comportamiento hay una necesidad. Ayúdame a corregir eso, y por favor, ten paciencia e insistencia. Yo aprendo, despacio porque me cuesta mucho comprender, pero aprendo.

 

* Bésame, abrázame, siempre que quieras. Me gusta mucho sentirme querido. Cuando llegas a casa, iluminas mi corazón. Yo tambien quiero abrazarte, quererte…

 

* Recuerda, necesito estar contigo, es mi forma de ser. No me dejes solo dia tras dia en un terreno, en la azotea, o en una nave industrial. Necesito cariño, necesito tener una familia, por pequeña que sea, no puedo vivir solo. Me gusta vivir en familia.

 

* No me abandones, pues si no te preocupas por mi, terminaré mal, porque tu me habrás abandonado. (abandonarme es darme cualquier porquería para comer, no dejarme hacer ejercicio, no jugar un rato conmigo, no acariciarme, no corregir mis errores, no ponerme límites, no preocuparte de mi salud, no bañarme o cortarme el pelo…), pues si no haces nada de esto, seguro que terminarás dejandome en un albergue, regalandome o simplemente soltandome por ahí, para que muera. Recuerda todo lo que has hecho mal conmigo, y no lo vuelva a hacer, por favor.

                                                                                                                                                                                      

Manuel Arencibia Jiménez (Clinica veterinaria Los Galgos)