Vacunas del conejo

Las vacunas que habitualmente ponemos en la clínica veterinaria Los Galgos a los conejos que tenemos como animales de compañía son dos, la mixomatosis y la diarrea vírica hemorrágica, ambas son enfermedades con una alta morbilidad y mortalidad. 

Se pueden poner a partir de los 2 meses de edad

Entre una y otra deben pasar 15 dias.
En zonas de riesgo recomendamos ponerlas cada 6 meses

Mixomatosis

Es una enfermedad vírica muy extendida en nuestro pais

Se transmite por picadura de mosquitos, pulgas y otros parásitos, además de por contacto directo.

Se caracteriza porque dejan de comer, están muy débiles, producen secreción nasal serosa, tienen muy graves problemas oculares con gran inflamación de conjuntiva y parpados, edema generalizado de toda la cabeza y lengua (cabeza de león), también de las zonas genitales, apareciendo en muchas ocasiones nódulos en distintas zonas del cuerpo, se produce extrema delgadez y muerte  Los conejos de ciudad, tienen menor riesgo que los de pueblos, pero si va a zonas rurales, pueblos, playas aunque sea un fin de semana, tiene igual riesgo que los que viven en pueblos. 

Se suele vacunar a partir de los dos meses de edad, siendo recomendable en zonas de alto riesgo vacunar cada 6 meses en vez de anualmente.

Diarrea vírica hemorrágica

Se transmite especialmente por contacto con heces contaminadas o con un animal enfermo

Además, puede ser diseminada por la ropa, calzado, objetos, incluso por insectos y aves.

Cursa con fiebre 41ºC, postración, dejan de comer, disnea, respiración abdominal, congestión de parpados, y poco antes de la muerte, excitación, chillidos, convulsiones, colapso y muerte, apareciendo a veces liquido espumoso sanguinolento por los ollares. Estos sintomas pueden aparecer todos o solo alguno, dependiendo de la forma en que aparezca el problema, pero suele tener un curso muy rápido de horas a pocos dias, por lo que en ocasiones casi no hay sintomas y se diagnostica tras la necropsia.

También es recomendable vacunar cada 6 meses en zonas de riesgo, especialmente en primavera y también en otoño.